Tercer Encuentro Latinoamericano de Jóvenes por la Paz




Cada año, la Red Latinoamericana de Jóvenes por la Paz propone diversos objetivos, como ampliar la red de afiliados en distintos países.

En esta ocasión, el Tecnológico de Monterrey campus Ciudad de México, fue la sede para el Tercer Encuentro Latinoamericano de Jóvenes por la Paz, y así dar a conocer la iniciativa juvenil.

Con la presencia de la Dra. Alicia Cabezudo, Vice Presidenta de la Oficina Internacional por la Paz (IPB ), y del Profesor Alberto Portugheis, nominado al premio Nobel de La Paz y activista por la desmilitarización, se presentaron los puntos claves del encuentro:

  1. Construir la red de jóvenes mediante la adhesión de de nuevas organizaciones y miembros provenientes del territorio mexicano.
  2. Desarrollar – desde la mirada de los jóvenes – temas y problemáticas que se vinculen a la defensa de los derechos humanos y la construcción de una cultura de paz, con una perspectiva interdisciplinaria e integradora.
  3. Proponer programas y alianzas entre las organizaciones juveniles de la región para posibilitar continuidad en la actividades y objetivos.

Fue que en la sala 403 del Centro de Innovación y Estudios Empresariales (CIEE) donde se llevó a cabo este tercer encuentro. Alumnos de preparatoria y miembros del Centro de Estudios para la Cultura de la Paz (CECUPA) presenciaron los retos y propuestas de los panelistas.

La Dra. Alicia Cabezudo, realizó la invitación para trabajar en fortalecer una red de jóvenes y enlazar proyectos afines. Mostró ejemplos viables para detectar zonas propensas a la violencia, y disminuir los niveles de incidencia.

Dra-Alicia Cabezudo

Por su parte, el Profesor Alberto Portugheis puntualizó que para desarrollar soluciones a las problemáticas que se vinculen a la defensa de los derechos humanos y, sobre todo,  a la construcción de una Cultura de Paz, es necesario eliminar el uso de armas a nivel mundial.

Ambos ponentes coincidieron en trabajar desde el aspecto pedagógico para reducir el nivel de violencia. Justamente es la intención de la iniciativa de Jóvenes por la Paz.

Importante es detectar aspectos, situaciones, zonas que son violentados para así proponer programas con soluciones, y alianzas que ayuden a los jóvenes a mejorar el mundo.

Declaración IPB de Jóvenes para la Desmilitarización.

Nosotros, los participantes en el Encuentro de Jóvenes IPB, activamente llamamos y nos esforzamos por la paz y un futuro justo.

Creemos que la justicia y la paz sólo son alcanzables tras la abolición del militarismo y el sistema capitalista en el que vivimos.

Tenemos que confrontar ambos y desarrollar nuevos sistemas basados en la paz, los derechos humanos, la igualdad de género, la cooperación y el desarrollo sostenible.

Por lo tanto, exigimos la desmilitarización completa y pasos de transformación hacia una sociedad más humana. Llamamos a la promoción de una cultura de paz, a través de educación formal e informal.

Una educación que promueva el conocimiento intercultural, el intercambio de narrativas y la igualdad de género.

Apoyaremos aquellas organizaciones, estructuras y actividades que implementan este tipo de formación para los jóvenes. Abogamos por la inclusión y participación activa de jóvenes en el proceso de formación de un futuro sostenible.

Incrementaremos la cooperación, solidaridad, acciones y la discusión sobre temas de la guerra, la paz y la transformación de nuestra sociedad.

Creamos una red juvenil bajo la cobertura de la Oficina Internacional de Paz, con el primer objetivo de convocar una conferencia mundial sobre juventud, desmilitarización y transformación en 2018.

Llamamos a todos los actores, individuos, grupos y organizaciones a unirse a nosotros y participar en la red de jóvenes del IPB. Los jóvenes representan más de la mitad de la población mundial y realmente creemos en la paz, la no violencia y la igualdad.

Vamos a encontrar enfoques prácticos para la construcción sana, el funcionamiento y las sociedades sostenibles que promuevan la paz, la convivencia y la igualdad en todo el mundo.

Hay un futuro sin guerras, las balas y armas. Un futuro con más humanidad, solidaridad, justicia e igualdad.