Influenza estacional: más que un resfriado

La influenza es una enfermedad respiratoria aguda comúnmente conocida como “gripa” causada por una infección por el virus de la influenza. La enfermedad afecta el tracto respiratorio superior o inferior y se acompaña de signos y síntomas sistémicos como fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares y debilidad. La enfermedad es común en la temporada invernal.

La influenza puede afectar a personas de cualquier edad. Aun cuando la mayoría de las

personas se curan al cabo de unos días, algunas personas pueden enfermarse gravemente y pueden necesitar ser hospitalizadas. La influenza puede llevar a la neumonía o incluso la muerte.

Síntomas:

  • Fiebre
  • Tos
  • Dolor de garganta
  • Nariz tapada
  • Dolores musculares y corporales
  • Dolores de cabeza
  • Cansancio
  • Algunas personas pueden tener vómitos y diarrea, aunque esto es más común en los niños que en los adultos.

El tratamiento puede incluir lo siguiente:

  • Medicamentos para aliviar los dolores y bajar la fiebre
  • Medicamentos para la congestión y las secreciones nasales
  • Reposo en la cama y aumento de la ingestión de líquidos
  • Medicamentos antivíricos – si se inicia su administración dentro de los primeros días de tratamiento pueden reducir la duración de la enfermedad, pero no curarla. Se han aprobado cuatro medicamentos: amantadina, rimantadina, zanamivir y oseltamivir.

Resfrío vs influenza

Tanto la influenza como el resfrío común son enfermedades respiratorias, pero son provocadas por diferentes virus. Debido a que estos dos tipos de enfermedades tienen síntomas similares, puede ser difícil notar la diferencia entre ellos basándose en los síntomas por sí solos. En general, la influenza es peor que el resfriado común; y los síntomas son más comunes e intensos. Los resfríos suelen ser más leves que la influenza. Las personas resfriadas tienen mayores probabilidades de tener secreción o congestión nasal. Los resfríos, por lo general, no suelen provocar problemas graves de salud como neumonía, infecciones bacterianas u hospitalizaciones. La influenza puede tener graves complicaciones asociadas.