Adicción: búsqueda patológica de alivio

La adicción de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud  es una enfermedad del cerebro primaria, crónica, que involucra las estructuras de recompensa, motivación, memoria y los circuitos neuronales relacionados. La disfunción de esos circuitos lleva a manifestaciones biológicas, psicológicas y sociales características. Esto se refleja en una búsqueda patológica de la recompensa y/o alivio a través del uso de una sustancia u otras conductas

Uno de los grupos más vulnerables de sufrir algún tipo de adicción son los jóvenes, actualmente se estima que uno de cada seis habitantes del mundo es un adolescente, por lo que alrededor de 1200 millones de personas tienen entre 10 y 19 años. Las adicciones pueden afectar a la capacidad de los adolescentes para crecer y desarrollarse plenamente.

Los medicamentos recetados por los médicos, pueden convertirse en una adicción. Los medicamentos que son mal empleados son los antidepresivos, estimulantes y calmantes. Los personas que sufren adicción toman con más frecuencia o más cantidad del medicamento prescrito, generando una dependencia al fármaco.

En 1987, la Asamblea General decidió establecer el día 26 de junio de cada año como el Día Internacional de la lucha contra el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas, para dar una muestra de su determinación en fortalecer las actividades necesarias para alcanzar el objetivo de una sociedad internacional libre del abuso de drogas.

En general, la situación del consumo de drogas a escala mundial ha permanecido estable. Aunque se ha registrado cierto aumento del número total estimado de consumidores de sustancias ilícitas, las estimaciones indican que el número de consumidores de drogas con dependencia o trastornos debidos al consumo de drogas ha permanecido estable.

El consumo simultáneo de varias drogas, especialmente la combinación de medicamentos de venta con receta y sustancias ilícitas, sigue en aumento. Preocupa particularmente el abuso de sedantes y tranquilizantes, y más del 60% de los países clasifica esas sustancias entre los tres primeros tipos objeto de uso indebido.

La Organización Mundial de la Salud estima que en el mundo aproximadamente dos billones de personas consumen bebidas alcohólicas y 76.4 millones presentan desórdenes atribuidos a su consumo. El alcohol es un importante factor de riesgo de morbilidad y mortalidad. En América Latina, los niveles de ingesta de alcohol son mayores que el promedio global, en tanto que los índices de abstinencia, tanto para hombres como para mujeres, son consistentemente inferiores.

Para prevenir las adicciones se recomienda: Integrar a la Familia en un ambiente de comunicación, respeto y confianza, establecer lazos de afecto y convivencia positiva con familiares, grupos de amigos, vecinos, maestros entre otros, reconocer a nuestros familiares los logros, habilidades y capacidades personales y crear el hábito del estudio, lectura y participación en actividades fuera de la escuela o trabajo.