Memoria de un corazón ausente




Jorge Verástegui González coordina esta recopilación de narraciones de 12 mujeres madres, esposas y una hermana con familiares desaparecidos en Coahuila, México.

La memoria es un asunto que en tiempos de conflicto se vuelve pública y una obligación social conservarla. Son las primeras líneas que aparecen en el libro Memoria de un corazón ausente, presentado y coordinado por Jorge Verástegui González.

Es Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), y especialista en derechos de las personas desaparecidas y sus familiares por la Universidad Autónoma de Coahuila.

Con su publicación busca cambiar la narrativa de las desapariciones, y comenzar con una narrativa de vida.

Hablar de la vida de la persona desaparecida y también sensibilizar a las personas sobre lo que es una desaparición, lo que implican las desapariciones.

El miércoles 11 de junio asistió al Tec de Monterrey, Campus Ciudad de México, para presentar esta recopilación de historias ante estudiantes y profesores.

Comentó que antes se utilizaba mucho el término de levantón, palabra relacionada al narco. Aquellas personas levantadas era porque, presuntamente, tenían algo que ver con los grupos criminales.

Justo el avance va de eso, cambiar la estigmatización de las personas desparecidas de que en algo andaban y por eso desaparecieron.

Se habla de un tejido social fragmentado, y que cada vez somos indiferentes y desconfiados ante nuestros semejantes. No existe la empatía y mucho menos la relación para apoyarse.

En el libro Memoria de un corazón ausente se utilizan las cartas que escriben estas mujeres a sus familiares. Están escritas a mano y transcritas; donde cuentan qué ha pasado desde el momento de la desaparición de su familiar.

Cada frase invita a quienes lo leen a entrar a la casa y a la vida del familiar que sufrió el lamentable suceso. Esto con la finalidad de dar a conocer cómo vivió, cómo nació y por qué le pusieron ese nombre.

El lector encontrará relatos de mujeres porque son ellas quienes en su mayoría realizan la búsqueda. Son madres, hermanas, esposas que con un dolor, que no se puede tasar, siguen de pie desean el regreso de su ser querido.

Jorge, originario de Coahuila, tiene también dos familiares desaparecidos: su hermano y su sobrino que fueron desparecidos por desconocidos en Parras Coahuila el 24 de enero de 2009.

Memoria de un corazón ausente se editó bajo el abrigo de Heinrich Böll Stiftug,  fundación que apoya a organizaciones de la sociedad civil en el área de derechos humanos.

Además lanzan un invitación al público en general a participar en la construcción de esperanza para las familias que siguen en búsqueda:

  1. Elige a una de las mujeres que narra la historia de su ser querido.
  2. Redacta una carta (a mano), elabora un dibujo, un bordado, o alguna otra forma para expresar tu solidaridad.
  3. Puedes depositarla en los buzones de la esperanza o envíalo a las oficinas en José Alvarado #12,  Col. Roma, Alcaldía Cuauhtémoc, CP 06760, Ciudad de México.

 

El libro lo puedes encontrar en pdf en el siguiente link: Memoria de un corazón ausente