Joji, el que canta con la boca cerrada




George Miller, creador del Harlem Shake y ex personalidad de YouTube, ahora centra su creatividad en producir, componer y cantar. Dejó atrás su nombre de pila para ser Joji.

Por Carlos Lavarino Mendoza

 

Joji nació el 18 de septiembre de 1992 en Osaka Japón. A sus 26 años se convirtió en el primer artista asiático en conseguir el numero 1 en la lista R&B y Hip-Hop en Billboard.

El joven japonés-australiano se lanzó al estrellato en 2013 con su canal de YouTube Filthy Frank, el cual consistía principalmente en en vídeos de comedia.

Miller llegó al tope de su popularidad cuando uno de sus videos titulado Harlem Shake se hizo viral y comenzó una tendencia donde personas alrededor del mundo también subían sus videos descontrolándose al ritmo de esta canción.

La fama no dura para siempre. El comediante George Miller se retiró del canal de videos por severos problemas de salud, incluyendo un problema neurológico que le causa convulsiones por estrés y daños en el tejido de su garganta.

A pesar de su partida de la plataforma siempre será recordado como Filthy Frank junto con su meme Pink Guy.

Fue así que decidió dedicarse enteramente a su carrera musical y renacer como Joji. De este proyecto nacieron los sencillos Attention, Slow Dancing in the dark, y Why am I still living in LA.

Debido al problema con su garganta, Joji, aprendió a cantar con la boca cerrada. Bueno, casi abierta; así desarrolló un particular estilo, similar al mumble (chat por voz) pero más limpio y claro.

Podríamos describir su género musical como Lo-fi y Trip Hop. Claro que con elementos de Folk, Trap, y Electrónica. Dentro de sus temas se aprecia un Downtempo melancólico con su voz muy soul.

Puede que se voz tenga parecido a James Blake, con influencia de Shlohmo. Pero mejor conócelo con su EP In Tongues (2017) y Ballads I (2018).

Como productor, Joji tiene una habilidad especial para recopilar sonidos que agregan texturas ambientales a cada track. Por ejemplo, en Worldstar money (interlude) tiene voces indistintas que charlan sobre el preludio a medida que la canción se desvanece.

George Miller dice que no le gusta usar sonidos MIDI, presets, ni cosas electrónicas grabadas. Se va a lo orgánico como tocar un instrumento o pegarle a un bote de basura. Es la parte divertida de crear música.

Luego de ser bien tratado por la crítica, Joji no tiene un destino profesional definido. Solo busca seguir avanzando e incrementado su creatividad.

Analizando su carrera, tal vez el ex-youtuber quiera dejar su futuro como artista indefinido y no quedarse estancado. A final de cuentas así lo aprendió del internet.