El Internet de las cosas




Nueva tendencia tecnológica que facilita tu vida. El Internet de las Cosas es un concepto que cada vez toma más relevancia.

Por Samantha Aburto

 

El internet se ha convertido en una parte esencial de nuestra vida cotidiana y ha crecido gradualmente a la velocidad de la luz.

Desde 1995 hasta el 2018, el número de usuarios de internet creció de 44 millones a 5.2 billones y ese número continúa incrementando.

Conforme van pasando los años, la tecnología avanza y desarrolla diferentes formas de facilitarnos la vida. Un ejemplo claro de esto, son los smartphones que cada vez hacen más cosas por nosotros.

Las bocinas inteligentes como Alexa, Google Home, Maps, Waze, autos independientes, etc.

¿Ya escuchaste de esta nueva tendencia tecnológica llamada internet de las cosas?  Internet of things por sus siglas en inglés IoT, también conocido como internet de los objetos.

IoT es un concepto que nació en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT). El cual consiste en la relación entre las personas y los objetos, los cuales se conectan directamente entre ellos por medio de la red.

En otras palabras,  IoT conecta tus dispositivos a Internet, o a otros aparatos, para que puedan tener acceso a la red y realizar nuevas funciones, como por ejemplo controlar elementos de forma remota, y recibir alertas y actualizaciones de estado.

Basta con integrar un chip de pocos milímetros en cualquier objeto del hogar para procesar y transmitir información constantemente.

Se calcula que en 2020, entre 22.000 y 50.000 millones de dispositivos se conectarán a Internet con el fin de proporcionar a los ciudadanos una serie de servicios y aplicaciones inteligentes sin precedentes.

«Si una persona se conecta a la red, le cambia la vida. Pero si todas las cosas y objetos se conectan, es el mundo el que cambia.»  Hans Vestberg , CEO de Ericsson.

¿Aún tienes dudas de cómo funciona? Te presentamos el siguiente escenario como ejemplo:

Te encuentras en tu cuarto haciendo tarea, estás desde la tarde en el escritorio trabajando en un proyecto. Las horas pasan y llega la noche, necesitas encender la luz pero no te quieres separar del escritorio porque las ideas están fluyendo.

Con IoT no es necesario despegarte de tu área de trabajo, solo debes decir las palabras mágicas “prender luces” y en automático la luz de tu cuarto se prenderá.

Es verano y el calor de tu cuarto aumenta con las luces encendidas, con tan solo decir “encender aire” el aire acondicionado empezará a funcionar.

Increíble, ¿no es así?

La idea de IoT es simplificarle la vida a las personas, donde obtengan más, con menos. Realicen las mismas actividades sin que los usuarios tengan que hacerlas directamente.

Esta tecnología trabaja de la mano con Alexa, Google Home y/o un smartphone, a quienes les podrás dar órdenes, como por ejemplo “paga el recibo de luz”, avísale a Joaquín que llegaré tarde”, “recuérdame llamarle a Sofía”, “enciende la luz de la entrada”, entre muchas más.

Sin miedo hay que entrarle a los avances tecnológicos, a final de cuentas también podremos ser más productivos.